Noticias

Proyecto UV en Maza

Guillermo Maza es profesor de Informática y de Robótica, pero además es el Mentor del equipo de llamado UV en Maza, formado por: Franco, Micaela y Victoria. Ellos compitieron en la FIRST LEGO League 2019 (FLL) llevado a cabo en Uruguay.

¿Por qué viajaron a Uruguay?

Guillermo: El 21 de diciembre de 2018 se disputo en el C3 de Palermo un certamen de la First Lego League (FLL) regional Argentina por primera vez. Allí, lo que se evaluaba era lo mismo que nos evaluaron en Uruguay, pero había que dar un paso previo. Cada país hace una competencia regional y de ahí salen los mejores equipos. En la prueba de robot salimos primeros, pero en líneas generales salimos segundos, ya que hubo otro equipo que redondeó mejor el proyecto. Pero lo que vale es que ganamos la prueba robot el 21 de diciembre y eso nos dio la posibilidad de participar del certamen que se hizo en Uruguay. Ese día tuvimos dos trofeos: por ser primeros en la prueba robot y segundos en el certamen.

Guillermo: El proyecto se basaba en la recolección de la basura espacial, particularmente la que es metálica. Con sensores de distancia, y fundamentándolo que va a trabajar con cámaras que registran volumen de elementos, un electroimán logrará agarrar las piezas que andan dando vuelta por el espacio, para poder generar energía y luego compactarlo y mandarlo a la órbita de la tierra para que luego caiga en un mar o un océano para después poder ir a buscarlos. Pero la idea es sacar residuos que dificultan la investigación de las naves.

Victoria: Sería un prototipo de satélite que detecta, captura y comprime la basura espacial para redirigirla a la tierra. 

Guillermo: El primero de los proyectos que presentamos fue un ambiente artificial en Marte, un lugar donde es imposible la vida humana. Hicimos un proyecto de investigación sobre paneles solares que de alguna manera calefaccionen la atmosfera artificial de ese planeta y que ahí se puedan generar plantaciones y alimentos para que los astronautas puedan tener una vida similar a la de la Tierra. En Uruguay hubo muchos proyectos que se basaban en eso, había robots que te hacían compañía, o una sucesión de olores para que le lleve recuerdos al astronauta. Allí había proyectos sobre el bienestar de las personas. El nuestro fue más que nada de generar energía con algo que está desperdiciado y colaborar con las bases espaciales. Pero el proyecto se les ocurrió a los chicos. Yo, lo que trato de hacer, es encaminarlos hacia una fundamentación.

Guillermo: Se sitúa mucho con el tema de las edades. Los que viajan son seleccionados en base a las condiciones y en cómo trabajan entre ellos. Yo trato de que siempre trabajen en grupo pero hay algunos que les gusta más programar y a otros armar. Una de las cosas que te evalúan es el trabajo en equipo. Uno de los premios que ganamos este año fue ese, profesionalismo.

Guillermo: Si se puede sí. Siempre que termina la competencia digo “no, nunca más” porque termino muy cansado. Son semanas de trabajo y de noches de no dormir y con la cabeza siempre pensando en eso, y uno también tiene sus tiempos. En septiembre sale la alfombra nueva (lugar donde el robot debe realizar los objetivos), el tema central será todo lo que tenga que ver con la ciudad, por ejemplo basura, movilidad, etc.

Guillermo: Se portó muy bien. Nunca hubo un problema. Ellos tienen mucho que ver con el premio obtenido. Además hay otros talleres que ayudan a los chicos a desenvolverse y eso sirve a la hora de hablar con el jurado.

Franco: Nos ayudaron a entrar a la competencia y también nos dan el lugar para trabajar.

Guillermo: Les fue muy bien. Subieron un montón el nivel, posicionándose a la altura de equipos que ya venían compitiendo

Guillermo: Son misiones que el robot tiene que ser capaz de hacerlo en un tiempo determinado. Algunas son más complejas que otras.

Franco: Es una alfombra donde el robot camina, son 18 misiones con sub-misiones y cada una suma un determinado puntaje. Nosotros tenemos que programar el robot para que sea autónomo y en dos minutos y medio haga la mayor cantidad de misiones. De todas formas, en la competencia, ningún equipo pudo hacer todas.

Franco: Con el proyecto nos fue bastante bien. En cuanto al robot, había 56 equipos y quedamos en el puesto 26. Fue más de lo esperado. Además me gustó mucho el evento. Estuvo muy bien organizado. La pasé muy bien. Compartí mi proyecto y también los otros equipos compartieron sus proyectos conmigo, donde aprendimos las dos partes. Pude conocer la cultura de otros países. También la pasé bien por las chicas porque ya las conozco del año pasado y somos amigos. Aprovechábamos la buena relación para practicar el discurso todas las noches.

Micaela: Pude conocer a personas de otros países y es lo que quería hacer, con algunos nos seguimos en las redes sociales.

Victoria: A mí me encantó, incluso más que la competencia pasada. El tema del espacio está buenísimo, se pueden hacer más cosas y a mí me gusta. Los proyectos de otros equipos eran increíbles. Somos un grupo, ya nos conocemos y la pasamos muy bien.

Micaela: Cada uno tiene un área determinada. Victoria es la del proyecto, yo, en general, soy la que se encarga de los valores y Franco hace el robot. Yo hago la parte gráfica de valores en la computadora, porque físico no se hacer demasiado. Victoria, en proyecto, nos pidió ayuda a mí y a Franco para hacer la maqueta. Franco a la hora de hacer el robot me pide ayuda a mí para que esté mirando el robot mientras él mira la computadora. Pero cuando hay que tomar una decisión todos votamos, y si hay uno que está en desacuerdo, no lo hacemos.

Franco: Es una cadena. Todo se engancha con todo y todos trabajamos en todas las áreas.

Micaela: Fue por nuestro profesor, nos juntó él

Franco: Yo estoy en segundo año en la orientación de economía y ellas están en cuarto en humanidades, todo totalmente distinto. Hace dos años, yo no sabía que ellas existían. Un día viene Guillermo y me dice a mí y a tres chicos más “¿están interesado en una competencia de robótica?” y le dijimos que sí, y él contesta que también había dos chicas que estaban interesadas. De esa forma nos conocimos y empezamos a trabajar.

Victoria: Los otros tres chicos se bajaron, aunque estuvieron en una competencia anterior con nosotros. Queremos agrandar el grupo porque podría ser más dinámico.

Victoria: Yo quiero estudiar física. La parte de investigación del proyecto me gusta mucho.

Micaela: Yo aún no sé. Estoy entre abogacía, diseño audiovisual o algo relacionado a la robótica.

Franco: Todavía no sé, pero me gustan las ciencias exactas. No me gusta que las cosas no tengan una solución.

Franco: Guillermo es el mentor. Lo que no quiere el jurado es que nos solucione los problemas, pero sí que nos enseñe. Vendría a ser un guía. Una parte del reglamento dice que el profesor no puede intervenir en el proyecto.

Micaela: Guille nos enseña a no bloquearnos. Por ejemplo si estamos con algún inconveniente con el robot, él nos dice “tranquilos, busquémosle la vuelta, pensalo de otra forma”. Pero nunca te va a decir cómo hacerlo.

Guillermo: El trabajo es de los chicos. Mi rol es conducirlos para que lo hagan. Y en algunas ocasiones bajarlos un poco a tierra y ver la objetividad de la propuesta y darles un vocabulario para corregir algunas palabras que demuestren mejor la fundamentación del proyecto y darle una vuelta más prolija y más coloquial.

Franco: Además de la parte que se evalúa al robot, este año crearon las alianzas. Dos equipos al azar se juntan y entonces se produce un intercambio con el otro país. Es decir, si yo soy el que hace las modificaciones en el robot, el que tenga ese mismo rol en el otro equipo, pasa al mío. Si eso sale bien, nos suman 100 puntos a cada grupo. Lo que intentan buscar con esto es un poco de trabajo en equipo, con otros países.

Victoria: Hay algunos proyectos que uno piensa “esto es re original” y después lo buscas en internet y ya habían 5 proyectos iguales. Antes habíamos hecho un bio-domo en Marte. Pero no era original, hasta había películas sobre eso y yo no sabía. También pensamos hacer un proyecto en base al traje de los astronautas ya que es muy pesado o sobre la radiación que recibe, hasta que dimos a este. No encontramos otros proyectos que hablen sobre la problemática que nosotros tratamos.

Franco: A comparación del año pasado, creo que este proyecto que utilizamos esta vez, le gustó mucho más al jurado. Todavía estamos esperando las rubricas.

Guillermo: Creo que la robótica debería estar implícita en cada colegio desde cuarto grado en adelante. Salir de lo virtual de una computadora y darles a los alumnos que experimenten con cosas físicas. Que sepan armar, programar y que les rompa la cabeza la lógica.

Victoria: La robótica está buenísima. La mayoría de la gente lo ve como “te tiene que gustar programar y ser muy bueno en informática”, pero lo que te guste, lo podés aplicar en esto.

Micaela: Me sumo a lo que dijo Victoria y además, como palabra clave, agrego: paciencia. Ya sea con tu compañero, con la computadora que se traba o las cosas que no te salen. E intentar y buscar en internet que siempre está abierto.

Franco: A una persona que está comenzando le diría que esto es muy divertido y que si no le sale algo, que no se rinda y que siga intentando y cuando lo logre, se va a poner súper feliz


Volver a Noticias

Colegio Esteban Echeverria
Contacto
  • Av. San Juan 983 - C.A.B.A.
  • 4300-2147 / 5032 / 5681
  • echeverria@vaneduc.edu.ar